ContactoF.A.Q.LazosNoticiasSobre el IC FrançaisEnglish  

La vermiculita >>
Convención de Rótterdam >>

9 preguntas/respuestas sobre la salud

Versión para imprimir

Se encuentra en: el crisotilo / Salud & seguridad / 9 preguntas y respuestas

9 preguntas/respuestas sobre la salud

Pregunta #6

El asbesto en el agua: ¿El uso de tuberías de asbesto-cemento contribuye significativamente ha que haya presencia de asbesto en el agua? ¿Hay algún riesgo asociado con la presencia de asbesto en el agua potable?

Respuestas:

1. El uso de las tuberías de asbesto-cemento (A/C) data desde principios de la década de 1920, y se estima que para finales de 1980, en el mundo habrá cerca de 3 millones de kilómetros de tubería instalada para transportar agua potable.

Agua altamente agresiva puede atacar la matriz de cemento, y por consiguiente liberar fibras en el torrente de agua de las tubería, y las tuberías de A/C no se recomiendan para tales condiciones tan corrosiva, a menos de que estén especialmente diseñadas para esta aplicación y cuenten con un revestimiento interno que las proteja.

Los resultados de la mayoría de los estudios que se hayan publicado a la fecha indican que el agua contiene fibras de asbesto desde la fuente (la mayoría de un largo inferior a 1 u) antes de pasar por un sistema de tuberías de A/C, que con frecuencia suman mas de varios millones de fibras por litro, y se acepta comúnmente que las tuberías de A/C no elevan el contenido de fibras de asbesto en el agua, y que las cantidades que se encuentran en la misma son las que ocurren por la madre naturaleza.

2. Acerca de los riesgos para la salud como resultado de la presencia de asbesto en el agua potable, los resultados después de varios años de investigación con animales de laboratorio a los cuales se les administró, a lo largo de toda la vida una gran cantidad de asbesto (varios miles de millones de fibras de asbesto por día) que se les incorporó a la dieta, de manera consistente no demostró tener un incremento en la incidencia de tumores gastrointestinales, o en cualquier otro cambio patológico en la vía gastrointestinal.

3. Los estudios epidemiológicos acerca de los efectos sobre la salud humana, relacionados con los niveles de asbesto en el agua potable no han indicado ningún incremento del riesgo de tumores en las vías digestivas producto de ingerir fibras de asbesto.

<< 9 Preguntas - índice

Pregunta #7 >>



Bibliografía para la Pregunta 6:

Hallenbeck WH, Chen EH, Hesse CS, Patel-Mandlik K, et Wolff AH (1978). Journal of American Water Works Association. 70(2):97-102

Un estudio de 15 sistemas de agua en el estado de Illinois (EE.UU.) donde algunas tuberías de asbesto cemento tenían mas de 50 años, y donde el agua estaba catalogada como no agresiva o moderadamente agresiva, no hubo diferencias significativas antes y después de haber pasado a través de la red de tuberías de asbesto cemento.

MacRae KD (1988). Journal of the Royal College of Physicians of London 22(1):7-10

En este artículo de revisión, el autor concluye: "Por lo tanto parecería altamente improbable que los sistemas de distribución con tuberías de asbesto cemento tengan una contribución biológica significativa en términos de asbesto, producto de que el agua circule por ellas." "...es altamente improbable que la liberación de asbesto de las tuberías de asbesto cemento sea relevante para el desarrollo del cáncer."

Millette JR, Craun GF, Stober JA, Kraemer DF, Tousignant HG, Hidalgo E, Duboise RL, et Benedict J (1983. Environmental Health Perspectives. 53:91-98)

Algunas áreas en la Florida han estado recibiendo agua potable a través de tuberías de asbesto cemento por mas de 30 a 40 años. Los autores mencionan que: "No hay evidencia, en este estudio, para asociar el uso de tuberías de A/C que transportan agua potable con las muertes producto del cáncer gastrointestinal y otras formas de cáncer relacionadas."

Polissar L, Severson RK, Boatman ES and Thomas DB (1982). American Journal of Epidemiology 116(2):314-328

El sitio de estudio fue la región de Puget Sound en el occidente del estado de Washington, y las tres zonas metropolitanas más grandes (Everett, Seattle y Tacoma) se utilizaron como fuentes de comparación. Everett era la "municipalidad de mas alto nivel de exposición", donde los niveles de asbesto se encontraban entre 37.2 y 556 millones de fibras por litro. Seattle y Tacoma tenían niveles relativamente bajos de concentración, cuyo promedio estaba alrededor de 7.3 millones de fibras por litro. Las tres zonas metropolitanas fueron divididas en circuitos para propósitos del censo y agrupadas por concentración de asbesto. Los datos acerca de la incidencia de cáncer se obtuvieron de la supervisión de registros y la información de mortalidad por cáncer provino de los certificados de defunción. La duración a la exposición al asbesto en el agua potable fue estimada y subdividida en dos grupos, por una parte el de a largo plazo (mas de 30 años) versus el de a corto plazo (menos de 30 años). Después del análisis de los resultados, el principal investigador, el Doctor Lincoln Pollisar del Fred Hutchinson Cancer Research Center (un centro de investigación cancerológica), concluyó que "los resultado de este estudio y otros anteriores acerca del cáncer relacionados con asbesto libre en los torrentes de agua son inconsistentes, y por consiguiente proporcionan poca evidencia de que el asbesto en las redes municipales de suministro de agua hayan alterado el riesgo de cualquier forma de cáncer."

 ARRIBA